publicidad

publicidad

Leonardo Sciascia

Tengo que confesarle que la contemplación de la imbecilidad es mi vicio, mi pecado... Exactamente la contemplación... Giulio Cesare Vanini, que fue quemado por hereje, reconocía la grandeza de Dios en la contemplación de un terrón; otros contemplando el firmamento. Yo la reconozco en la contemplación de la imbecilidad. No hay nada más profundo, más abismal, más vertiginoso, más inaccesible... Pero no conviene abusar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

publicidad

Entradas populares